La Mortificación del pecado, sus causas y curas –  Coleccion John Owen

A diferencia de otras ediciones de este libro en español, esta edición corresponde a la edición original, sin abreviar. Todas las demás ediciones de este libro en español son ediciones sumamente abreviadas, en las cuales el contenido ha sido considerablemente simplificado y reducido a la tercera o cuarta parte.

Precio 

$16.99

Valoración
0/5
victoria-libro

Descripción

  • John Owen (1616-1683), es considerado el más grande teólogo reformado de todos los tiempos, y Victoria sobre el pecado y la tentación es su libro más representativo. Entre las características de esta obra están:- Una detallada exposición del proceso de la tentación y el pecado en la vida del creyente.- Un análisis teológico de la guerra espiritual desde una perspectiva distintivamente puritana y reformada. - El rol fundamental del Espíritu Santo en la santificación del creyente, así como la relación entre la mortificación del pecado, y nuestra comunión con Dios.
  • Sobre este libro se ha dicho:“Los más grandes escritores cristianos son aquellos que proyectan más poderosamente a sus lectores espirituales el conocimiento de Dios, de nosotros mismos, y de la gracia de nuestro Señor Jesucristo. Entre estos están Agustín, Calvino, Edwards, y el puritano John Owen, quien debería ser más conocido de lo que es. Lleno de la teología devocional clásica, la cual, como El Progreso del Peregrino de Bunyan, necesita ser leída vez tras vez para apropiarse correctamente de sus enseñanzas. Tenemos en este tratado de Owen una compañía para toda la vida.”J.I. Packer, Profesor de Teología, Regent College.“Cuando tienes un volumen de Owen en tus manos te preguntas, “¿por que he pasado tanto tiempo leyendo cosas de mucha menor calidad?” Esto es cierto, y como el Dr. John Duncan dijo una vez, “si vas a leer esto, tienes que prepararte a ti mismo para el cuchillo”. Pero ese cuchillo es el bisturí de uno de los más excelente cirujanos espirituales del alma en toda la historia de la Iglesia.
  • Owen entendió, como muy pocos lo han hecho, la manera como el Evangelio nos renueva por completo.”Sinclair Ferguson, Senior Minister, First Presbyterian Church, Columbia, S.C. Jaime D. Caballero (ed.), nació en Lima, Perú. Th.M. Westminster Theological Seminary (PA, USA). Esta casado con Ellie, y actualmente reside en Irlanda donde sirve como misionero.John Owen (1616-1683), fue un teólogo ingles, y líder del movimiento puritano. Es considerado como el más importante teólogo ingles de todos los tiempos.

CARACTERÍSTICAS

Tapa blanda: 390 páginas

Editor: Teología para Vivir

Colección: John Owen (Libro 1)

Tamaño: 15.2 x 21.0 cm 

Idioma: Español

ISBN-10: 6124770644

ISBN-13: 978-6124770647

DISPONIBLE EN

TABLA DE CONTENIDOS

UNA INTRODUCCIÓN A VICTORIA SOBRE EL PECADO Y LA TENTACIÓN DE JOHN OWEN

Jaime D. Caballero

  1. ¿Cómo era el mundo en la época de John Owen?
  2. Relevancia para el contexto latinoamericano
  3. Sobre la edición de La Mortificación del Pecado, y La Tentación
  4. Contexto histórico y teológico

a. Contexto histórico

b. Contexto teológico

  1. Énfasis tomista, pactual y experiencial

a. Énfasis tomista

b. Coherencia pactual

c. Literatura experiencial

  1. Conclusión

Sobre este libro

LA MORTIFICACIÓN DEL PECADO EN LOS CREYENTES

PREFACIO

PARTE 1: LA NECESIDAD DE LA MORTIFICACIÓN

CAPÍTULO 1: EXPLICACIÓN DE ROMANOS 8:13

  1. La base textual acerca de la mortificación: Romanos 8:13
  2. La condicionalidad: Conexión entre la mortificación y la vida
  3. Las personas a quienes este deber es prescrito: Los creyentes
  4. La causa o medio para la ejecución de este deber: El Espíritu Santo
  5. El deber que se prescribe: “Mortificad las obras del cuerpo”

a. Qué se entiende por “el cuerpo”

b. Qué se entiende por “las obras del cuerpo”

c. Qué se entiende por “mortificarlas”

  1. La promesa anexa a ese deber: “Viviréis”.

CAPÍTULO 2: LOS CREYENTES DEBEN HACER DE LA MORTIFICACIÓN DEL PECADO REMANENTE SU OCUPACIÓN DIARIA

  1. El primer principio para la mortificación: Debe ser continua
  2. Razones por las que la mortificación debe ser continua

a. El pecado remanente siempre permanece en nosotros

b. El pecado remanente continúa actuando

c. El pecado remanente producirá pecados destructores en el alma si no es mortificado

d. El Espíritu y la nueva naturaleza dados para contender contra el pecado

e. Los resultados de descuidar la mortificación del pecado remanente

f. Es nuestro deber perfeccionar la santidad en el temor de Dios y crecer en gracia cada día

  1. La lamentable ausencia de la mortificación

a. El mal de la falta de mortificación en los que profesan ser cristianos

b. La mala influencia de la falta de mortificación sobre los incrédulos

CAPÍTULO 3: EL ESPÍRITU SANTO ES LA GRAN CAUSA SOBERANA DE LA MORTIFICACIÓN DEL PECADO REMANENTE

  1. El segundo principio para la mortificación: El Espíritu es la causa eficiente

a. Otros remedios vanos

b. Razones por las que son vanos

  1. Razones por las que la mortificación es la obra del Espíritu
  2. Cómo el Espíritu mortifica el pecado

a. Maneras en las que el Espíritu mortifica el pecado

b. Nuestra parte en la mortificación

CAPÍTULO 4: LA UTILIDAD DE LA MORTIFICACIÓN

  1. El tercer principio para la mortificación: La vida y el consuelo dependen de ella

a. La vida, el vigor y el consuelo no están necesariamente relacionados con la mortificación

b. La adopción y la justificación, no la mortificación, son las causas inmediatas de la vida, el vigor y el consuelo

c. En la relación ordinaria con Dios, el vigor y el consuelo de nuestras vidas espirituales dependen mucho de nuestra mortificación del pecado

  1. Razones por las que la vida y el consuelo dependen de la mortificación

a. Solamente la mortificación evitará que el pecado nos prive de estas bendiciones

b. La mortificación corta todas las malezas de las pasiones y hace espacio para que las gracias de Dios florezcan en nuestros corazones.

c. La mortificación sinceramente aplicada produce paz

PARTE 2: LA NATURALEZA DE LA MORTIFICACIÓN

CAPÍTULO 5: QUÉ NO ES LA MORTIFICACIÓN

  1. La mortificación no es la destrucción total y la muerte del pecado
  2. La mortificación no es la disimulación del pecado
  3. La mortificación no es la mejora de una naturaleza tranquila y sosegada
  4. La mortificación no es la desviación del pecado
  5. La mortificación no es solo conquistas ocasionales sobre el pecado

a. Cuando el pecado surge repentinamente

b. Cuando hay tiempos de aflicción

CAPÍTULO 6: QUÉ ES LA MORTIFICACIÓN

  1. La mortificación consiste en el debilitamiento habitual del pecado

a. Limitaciones

b. Crucificando la carne

  1. La mortificación consiste en una lucha o contienda constante contra el pecado

a. Se debe conocer al enemigo

b. Se debe conocer los designios del enemigo

c. Se debe atacar diariamente

  1. La mortificación consiste en un triunfo frecuente contra el pecado

CAPÍTULO 7: REGLAS GENERALES PARA LA MORTIFICACIÓN: ES NECESARIO SER CREYENTE

  1. No habrá mortificación a no ser que la persona sea creyente

a. Falsa mortificación de los filósofos y religiosos

b. La ley y el evangelio exigen que se mortifique el pecado

c. Se requiere el Espíritu Santo para mortificar el pecado

d. Los esfuerzos humanos fallan

e. Los males que resultan de intentar mortificar el pecado siendo no creyente

  1. La obra de la fe
  2. Unas palabras a los predicadores

CAPÍTULO 8: REGLAS GENERALES PARA LA MORTIFICACIÓN: SINCERIDAD Y DILIGENCIA EN LA OBEDIENCIA

  1. La necesidad de la obediencia universal

a. La obediencia parcial procede de un principio corrupto

b. El castigo de la obediencia parcial

  1. Razones del predominio de una concupiscencia particular

a. Es debido a su efecto natural

b. Es debido al castigo por otros pecados

CAPÍTULO 9: INSTRUCCIONES PARTICULARES PARA LA MORTIFICACIÓN: SÍNTOMAS PELIGROSOS

  1. Consideren los síntomas peligrosos

a. Intransigencia

b. Suplicas secretas del corazón

c. Triunfo frecuente de la seducción del pecado

d. Uso de argumentos basados en la ley

e. Sentido de castigo

f. Resistencia de la concupiscencia al castigo

g. Unas palabras de advertencia

CAPÍTULO 10: INSTRUCCIONES PARTICULARES PARA LA MORTIFICACIÓN: SENTIDO CLARO DEL PECADO

  1. Tengan un sentido claro del pecado

a. Consideren la culpa de su pecado

b. Consideren el peligro de su pecado

c. Consideren los males de su pecado

CAPÍTULO 11: INSTRUCCIONES PARTICULARES PARA LA MORTIFICACIÓN: OTRAS CINCO INSTRUCCIONES

  1. Carguen sus conciencias con la culpa del pecado

a. Aspectos generales de la culpa del pecado

b. Aspectos particulares de la culpa del pecado

  1. Anhelen constantemente la liberación del poder del pecado
  2. Consideren su temperamento particular

a. Esto no minimiza ni un poco la culpa de tu pecado

b. Ten cuidado de que tu temperamento no le de ventaja al pecado y a Satanás

c. Pon tu cuerpo en servidumbre

  1. Vigilen contra las ventajas del pecado
  2. Levántese contra la primera evidencia de pecado

CAPÍTULO 12: INSTRUCCIONES PARTICULARES PARA LA MORTIFICACIÓN: MEDITEN EN DIOS

  1. Dedíquense a sí mismos a meditar en Dios

a. Consideren la excelencia de la majestad de Dios

b. Piensen mucho en lo poco que conocen a Dios

c. Consideraciones y formas para conocer a Dios

CAPÍTULO 13: INSTRUCCIONES PARTICULARES PARA LA MORTIFICACIÓN: NO HABLEN DE PAZ

  1. No hablen de paz hasta que Dios hable de paz

a.   Dios da paz soberanamente

b. Cristo habla de paz soberanamente

c. Reglas para saber si Dios nos habla de paz o si nosotros mismos nos hablamos de paz

PARTE 3: LOS MEDIOS PARA LA MORTIFICACIÓN

CAPÍTULO 14: INSTRUCCIONES PARA LA OBRA MISMA DE LA MORTIFICACIÓN

  1. Pongan la fe a trabajar en Cristo

a. Cómo actúa la fe en Cristo

b. Jesucristo: El fundamento de la fe

c. Ventajas eminentes

d. Detalles de esta instrucción

  1. La obra del Espíritu

VICTORIA SOBRE LA TENTACIÓN

PREFACIO

PARTE 1: LA NATURALEZA Y PODER DE LA TENTACIÓN

CAPÍTULO 1: EN QUÉ CONSISTE LA TENTACIÓN

  1. La base textual acerca de la tentación: Mateo 26:41
  2. La naturaleza general de la tentación
  3. La naturaleza particular de la tentación
  4. Consideraciones en cuanto al asunto de que Dios tienta o prueba

a. El fin por el cual Dios prueba

b. La forma en que Dios prueba

  1. La forma en que Satanás tienta

a. Tienta por él mismo

b. Tienta haciendo uso del mundo

c. Tienta tomando ayuda de nosotros mismos

  1. Las definiciones de la tentación

PARTE 2: EL PELIGRO DE ENTRAR EN TENTACIÓN

CAPÍTULO 2: ENTRAR EN TENTACIÓN

  1. Lo que es entrar en tentación y lo que no lo es

a. No es simplemente ser tentado

b. Es algo más que la labor ordinaria de Satanás y nuestras propias concupiscencias

c. No es simplemente ser vencido por una tentación o cometer un pecado

d. Es “caer en tentación” y verse enredado en ella

  1. Condiciones para entrar en la tentación
  2. La hora de la tentación
  3. Cómo sabemos cuándo la tentación está en su hora

a. Cómo o por cuales medios comúnmente alguna tentación alcanza su hora

  1. Medios para prevenir la tentación prescritos por nuestro Salvador

a. Velar

b. Orar

PARTE 3: EL GRAN DEBER DE TODOS LOS CREYENTES

CAPÍTULO 3: EL GRAN DEBER DE TODOS LOS CREYENTES ES SER DILIGENTES PARA NO CAER EN TENTACIÓN

  1. Nuestro Salvador nos instruye a orar para que no entremos en tentación
  2. Cristo promete libertad o liberación como recompensa de la obediencia
  3. Los resultados generales acerca de entrar en tentación

a. Resultados generales de los hombres malos o profesantes vacilantes que entran en tentación

b. Resultados generales de los hombres buenos o los mejores santos que entran en tentación

c. Exhortación sobre estos resultados generales

  1. Considerémonos a nosotros mismos y consideremos qué es la tentación

a. Consideremos que somos la debilidad misma

b. Consideremos el poder de la tentación que oscurece la mente

c. Consideremos las tentaciones públicas y privadas

d. Consideremos el objetivo de Satanás y del pecado en la tentación

e. Consideremos cuál ha sido el resultado de nuestras antiguas tentaciones

  1. Objeciones y respuestas

PARTE 4: CASOS PARTICULARES E INSTRUCCIONES GENERALES

CAPÍTULO 4: CÓMO UNO SABE QUE HA ENTRADO EN LA TENTACIÓN

  1. Cuando un hombre es atraído a cualquier pecado
  2. Cuando la tentación agita la concupiscencia
  3. Cuando se alimenta a la tentación con aquello que es bueno o no pecaminoso
  4. Cuando la tentación encuentra ocasiones para ser provocada por las circunstancias
  5. Cuando el hombre descuida sus deberes espirituales

CAPÍTULO 5: INSTRUCCIONES GENERALES PARA EVITAR QUE EL ALMA ENTRE EN TENTACIÓN

  1. Debemos tener una clara comprensión del gran mal que existe en entrar en tentación
  2. Reconozcamos nuestra incapacidad
  3. Ejerzan la fe sobre las promesas de Dios
  4. Oren

CAPÍTULO 6: TIEMPOS EN LOS QUE UN HOMBRE PUEDE TEMER QUE LA HORA DE LA TENTACIÓN SE APROXIMA

  1. En el tiempo de inusual prosperidad externa
  2. En el tiempo de descuido
  3. En el tiempo de grandes goces espirituales
  4. En el tiempo de autoconfianza

CAPÍTULO 7: VIGILEMOS EL CORAZÓN MISMO

  1. Conozcan sus corazones
  2. Eviten las ocasiones que provocan sus corrupciones
  3. Almacenen provisiones en contra de las tentaciones
  4. Otras instrucciones para vigilar el corazón

a. Estén atentos

b. Consideren el propósito y la tendencia de sus tentaciones

c. Hagan frente a sus tentaciones con pensamientos de fe con respecto a Cristo

d. Medios que evitan que el alma sorprendida por la tentación se hunda en ella

CAPÍTULO 8: OTRA INSTRUCCIÓN GENERAL PARA PROTEGER EL ALMA DE ENTRAR EN TENTACIÓN

  1. El significado de “guardar la palabra de la paciencia de Cristo”

a. La palabra de Cristo es la palabra del evangelio

b. Las cosas implicadas en guardar esta palabra

  1. Cómo guardar la palabra de la paciencia de Cristo será un medio para preservarnos

a. El que guarda la palabra de la paciencia de Cristo tiene la promesa de preservación

b. Guardar de manera constante la palabra de la paciencia de Cristo hará que ninguna tentación prevalezca contra el alma

c. Guardar la palabra de la paciencia de Cristo proporciona consideraciones y principios que preservan

  1. Razones por las que los profesantes que se quedan cortos en guardar la palabra de Cristo
  2. Precauciones que se deben tener para ser preservados de la tentación

a. Tengan cuidado de apoyarse en ayudas engañosas

b. Dedíquense a guardar la palabra de la paciencia de Cristo

CAPÍTULO 9: EXHORTACIONES GENERALES RELACIONADAS CON EL DEBER PRESCRITO

  1. Consideren que, si descuidan este deber, entrarán en tentación y caerán en pecado
  2. Consideren que Cristo los observa
  3. Consideren que, si descuidan este deber, es posible que Dios traiga alguna aflicción o juicio grave sobre ustedes